« Home | Otro año juntos » | Mandandose un kagazo » | Metamorfosis » | Una oración por 7 balas » | Alien v/s Predator » | El peor de mis dias (???) » | Algo de prejuicios (un poquito) » | Muere un paladín » | Zuca, vida de perros » | Pendiente...y perdido entre los blogs »

Acerca de " La ignorancia y la soberbia"


El otro día me llego un mail en calidad de "cadena", con 50 correos de personas que no conocía y el típico "envielo a todos sus amigos".
No lo mande a la basura, porque el correo de título "La ignorancia y la soberbia" esta escrito por una persona que estimo y respeto mucho, José Piquer.

En el relata una experiencia personal, bastante fuerte... les pido que la lean... y se la envíen a todos sus contactos ;-)


La ignorancia y la soberbia, por José M. Piquer


Me ha tocado vivir una experiencia personal tan fuerte que no puedo escribir sobre otra cosa hoy. Como esta columna es de Ciencia y Tecnología, voy a tratar de concluir algo coherente con la temática.

Logo Medicina
Hace un par de meses un hijo mío fue operado de urgencia de un tumor cerebral en una clínica privada de prestigio en Chile. El análisis posterior del tumor arrojó la peor de las noticias: era un tumor maligno y muy agresivo que requería aplicar radiación en toda la cabeza y la espina dorsal más un tratamiento de quimioterapia posterior de un año completo. Aun así, sus esperanzas de sobrevida a 5 años eran apenas cercanas al 50%.

Al ir internalizando la noticia, nos fuimos dando cuenta que esto era peor de lo que pensábamos: la radiación disminuía su capacidad intelectual, limitaba su crecimiento al dañar la espina y probablemente iba a causar otros daños endocrinos todos los cuales eran de por vida. Por otro lado, la quimioterapia nos enfrentaba a un año inyectándole drogas dañinas, disminuyendo sus defensas hasta el extremo que cualquier infección es grave.

Reiteradamente le preguntamos a todos los médicos si el diagnóstico podía estar errado y si no sería buena idea verificarlo fuera de Chile y sistemáticamente sus respuestas nos negaron la esperanza: que todo estaba claro y que no sacábamos nada con cuestionar la realidad que enfrentábamos.

Por presión familiar, viajamos a Estados Unidos a realizar el tratamiento de radioterapia a Los Angeles, pensando que así minimizaríamos el daño lateral del tratamiento. Allí los médicos quisieron revisar todo el caso y nos dieron una increíble noticia: el tumor era completamente distinto al diagnosticado en Chile y además benigno. Esto hacía que, a pesar que existe un riesgo de que reaparezca, no requiere ningún tratamiento posterior: ni radioterapia, ni quimioterapia.

Imagen
¿Cómo se explica el error en Chile? Eso parece fácil: en Chile se diagnostican unos 70 tumores cerebrales en niños al año en total. En el hospital de Los Angeles tratan ellos solos 120 casos anuales. En el hospital Johns Hopkins, quienes confirmaron el diagnóstico, analizan 1.500 al año. La escala, la experiencia, los grandes números hacen toda la diferencia: el tumor de mi hijo era tan raro que en Chile nunca habían visto uno.
Ese es el costo de la ignorancia.

Imagen
Pero, ¿cómo se explica la arrogancia y la seguridad del diagnóstico? Eso es más difícil: si sabemos donde estamos, y conocemos el mundo afuera (la mayoría de los médicos que nos atendió ha sido entrenado fuera de Chile), deberíamos estar conscientes de nuestras limitaciones y haber recomendado desde el comienzo una segunda opinión en lugares con más experiencia. Pero no fue así.
Este es el costo de la soberbia.

Imagen
Creo que hay una lección importante en todo esto que es generalizable al mundo científico y tecnológico completo: Chile está pagando costos altísimos todo el tiempo debido a la escasez de conocimiento. Es un costo oculto y a veces lo olvidamos, pero estas experiencias muestran lo serio que puede llegar a ser.

Chile tiene profesionales de nivel internacional y son muy buenos. Son pocos, pero son buenos. Además de impulsar un esfuerzo nacional y mucho más activo en aumentar el número, creo que también debiéramos atacar el segundo problema: nuestra soberbia. Tal vez la misma escasez produce este fenómeno: uno se sube al avión como un simple estudiante de doctorado en el primer mundo y se baja en Chile con alfombra roja y banda militar. Debemos esforzarnos entonces por no creernos lo que no somos.
Reconozcamos los límites que nos impone el haber elegido Chile para quedarnos y abramos nuestras mentes hacia el mundo desarrollado cuando es necesario: no cuesta nada preguntar a los que tienen más experiencia, los que ya pasaron por donde nosotros vamos. Esa humildad nos hará mucho mejores y mucho menos ignorantes.


La ignorancia y la soberbia, por José M. Piquer, Publicado en el Diario Financiero, 20/10/2004
Reproducido con permiso del autor
José M. Piquer, Profesor Asociado, Depto Cs de la Computación, U. de Chile
http://www.eldiario.cl/shnoti.asp?noticia=28669
http://www.dcc.uchile.cl/~jpiquer/matias.html

Quizás ando en mis dias o desperté muy sensible esta mañana, pero al leer este blog no puedo pensar en nada más que en la suerte que corren los otros 69 niños con diagnósticos parecidos que no tienen la posibilidad de llegar a E.E.U.U. y tiene que pasar las penurias de arcaicos y rusticos tratamientos para un mal inexistente. :-( no puedo decri más...
Tormenta

Me pones a pensar en cuantas otras cosas más nos están metiendo el dedo en la boca, en cuantas cosas más no nos damos cuenta que nos están manipulando y mintiendo... uf uf uf

Creo que trabajar con el milagro de la VIDA exige una humildad a toda prueba.

No se si la soberbia sera la madre de todos los males, solo se que se alimenta de la ignorancia y el miedo.

Y yo... ya tengo hambre, voy por mi par de sanguches ;)

Demoledor.
Ojalá que conocer esto sirva a otros, para ir por una segunda y tercera opiniones en cosas tan delicadas como la salud.

Lo mandaré por ahí.

Holaaaaaaa... Fuerte la hostoria. Hace tiempo no te visitaba... cómo has estado???
Felipe puso unas fotos buenísimas de su viaje a Tailandia en su Blog...
Cariños
P.

Monterrey presume contar con los mejores hospitales de America Latina, tecnología de primer nivel, etc.
Sin embargo esa tecnología es carisima y el proletariado nos tenemos que conformar con el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social aunque le viene mejor Importa Madre Su Salud)
...desepcionante es pensar en el negocio y los tramites burocraticos que hay que pasar para conservar la salud

Llegué a éste blog de casualidad, pero la historia me permite pensar que si sólo cambiamos la palabra Chile por la palabra Argentina, nada más cambia. Sufrimos de iguales males y de las mismas desesperanzas. Ojalá también nos una el mismo fervor por cambiar.
Dr. Carlos Rubinstein
Buenos Aires

Sigo esperando tu reacción al informe Valech
cariños
tormenta

Todavía enojado por la historia de Piquer, encontré justo el blog de una chica, ella estudiante de ;édicina, hablando de lo bella que es su carrera.. y le dije dos o tres cositas... siempre reacciona primero mi piel antes que mis neuronas. Eso se llama no tener filtros.
Yo trabaje con doctores, y sigo pensando lo mismo, son pocos los médicos "malos", esos que dicen; -"Me falta pagar la cuota del auto, a quien podemos abrir hoy"- y le diagnosticaban una cirujia urgente a un enfermo cuyo diagnostico previo... era que tenia suficiente $ (no es un invento, me lo conto alguien que lo escucho)
Pero... que pasa con los otros médicos? Esos que escuchan esto y se quedan callados, esoos que actuan como "peritos" y se callan...
Todos comentemos errores, pero los médicos, a sus errores, les echan tierra encima.

Soberbia y vanidad, la causa de la mayoría de los pecados.
Si hay algo a lo que le temo, es a la soberbia, a emborracharme de conocimiento y olvidar la sabiduria del niño.
También me dio hambre.. te acompaño con berlines :-D

Paloma, me dejaste "frikeado" con tu historía del dibujo, un abrazo a la distancia de unos pocos kilomets y unos cuantos años.
Estuve revisando las fotos de tu hermano... se me ocurre solo uan palabra "awwwwwwsome" (esta bien escrita?)

Roberto, José Piquer me decia, que no esperaba que se convierta en "spam" :-D pero por un lado, es bueno que las personas sepan la historia, por el otro es divertido pensar que Piquer comience una cadena jejejeje

Hace un par de meses, el directori del colegio de mi hija, ante las tremenda cantidad de críticas contra la mala calidad de los profesores, envio una carta arrogante donde argumentaba "...los apoderados deben confiar ciegamente en los profesores... si usted no duda de los médicos y no pide jamas uan segunda opinión, por qué duda de profesionales como los profesores?"

Dr. Rubinstein
Viví seis años en Argentina y sólo tengo un inmenso agradecimiento hacia los profesionales de ese país que con un tremendo esfuerzo y un amor a la patria admirable, hacen un esfuerzo por sacar su país adelante. Lamento que las cosas no sigan así.. como pude comprobar la última vez que estuve en Baires... ve en el rostro de los jovenes esa desesperanza, esa desidia y esa desilusión.
Voy a escribir un artículo respecto a ustedes, esa patria hermana que para mi fue un segundo hogar.

Publicar un comentario

Del Escritor

  • Es Cainista
  • Escribiendo desde el ombligo
  • Creo que la verdad es una mujer muy fea, que las palabras lindas no siempre son ciertas, que lo cierto no siempre lastima y que hablar bonito no significa hablar bien. No busco la felicidad si se esconde detras de una mentira.
Más ...

Publicidad


Use OpenOffice.org